Aspectos sociales del fútbol base

campo-fútbol-puesta-sol
«No se trata de jugar en el equipo, sino de jugar en equipo»

La importancia del Fútbol Base radica en su carácter polivalente que le permite abarcar al mismo tiempo funciones diferentes:

Función educativa: Constituye un excelente instrumento para equilibrar la formación y el desarrollo humano de la persona, cualesquiera que sea su edad.

Función de salud pública: La actividad física ofrece la ocasión de mejorar la salud de los que la practican, de luchar de una forma eficaz contra los malos hábitos y contribuye al mantenimiento de la buena salud y calidad de vida.

Función social: Representa un instrumento adecuado para promover una sociedad más solidaria y preparada para luchar contra la intolerancia, el racismo, la xenofobia, la violencia, el consumo de alcohol o el abuso de estupefacientes. El fútbol contribuye también a la integración de las personas excluidas del mercado de trabajo y de las personas con algún tipo de minusvalía.

Función cultural: Permite a las personas enraizarse en mayor medida en un territorio, conocerlo mejor, y en lo que se refiere al medio ambiente, protegerlo, así como completar su educación, siendo una extensión del colegio y la familia.

Función lúdica: Es un componente importante del tiempo libre y de la diversión individual y colectiva.

Función económica y redistributiva: Supone un motor de crecimiento económico e incide sobre la competitividad y el empleo.

2 / 3

Deja un comentario

Required fields are marked